Archivos Mensuales: diciembre 2012

Transporte de una grua sobre orugas de 1400 toneladas de capacidad

Video del transporte de una grua sobre orugas de 1400 toneladas de capacidad

Fuente: http://www.heavyliftspecialist.com

Si quiere colocar este post en su propio sitio, puede hacerlo sin inconvenientes, siempre y cuando cite como fuente a https://gruasytransportes.wordpress.com

Gruas en Navidad

Feliz Navidad 2012 !!!!

249_bouwplaats_in_de_sneeuw_tn

07631143_low

Christmas tree 1

christmas-crane-e1291950606999

cranes

xmas

xmascranes1-600x277

xmascranes2-600x450

xmascranes3-600x450

4210094279_4ef1b70dc4_z

4226698486_814076d2c3_o

4226698880_e279023369_o

h

Christmas tree 1


construction_christmas_card_50044a cranes
saturday-sky-with-tree-and-crane



xmas (1)

Decorating-the-LaForet-Xmas-Tree-2008

Fuentes:

http://www.seattlerex.com/christmas-cranes/

http://dcnonl.com/article/id36772

http://patriciabyrnewrites.com/2010/12/11/construction-crane-icon/

http://charming-adventures.blogspot.com.ar/

http://www.vanderspek.eu/nieuws/7/249/0/Liebherr_organiseert_fotowedstrijd_voor_torenkranen.php

http://www.statepress.com/2010/12/06/photo-of-the-day-xmas-crane/

http://article.wn.com/view/2010/10/08/SWISS_to_expand_its_Zurich_and_Geneva_services_in_Winter_201/

http://www.flickr.com/

http://www.28dayslater.co.uk/forums/showthread.php/24926-Christmas-Crane-Newcastle-28-12-07

http://www1.whdh.com/news/articles/local/boston/12009079861286/the-boston-common-christmas-tree-arrives/

http://hitherandyarn.wordpress.com/2007/12/

http://www.stonehousecollection.com/card/christmas-cards/50044a.html

http://tokyofashion.com/laforet-harajuku-christmas-tree-lights/

http://www.dreamstime.com/stock-photography-crane-christmas-lights-image3959712

Si quiere colocar este post en su propio sitio, puede hacerlo sin inconvenientes, siempre y cuando cite como fuente a https://gruasytransportes.wordpress.com

Recuerde suscribirse a nuestro blog vía RSS o Email.

El Ebba Maersk partiendo de Bremerhaven

Video del barco Ebba Maersk partiendo del puerto de Bremerhaven


429696

Foto de http://cdn2.shipspotting.com

Si quiere colocar este post en su propio sitio, puede hacerlo sin inconvenientes, siempre y cuando cite como fuente a https://gruasytransportes.wordpress.com

Recuerde suscribirse a nuestro blog vía RSS o Email.

En caso de Intoxicación con aceites lubricantes

En caso de Intoxicación con aceites lubricantes

En caso de Intoxicación con aceites lubricantes en la Ciudad de Buenos Aires, Argentina recomendamos acudir al Servicio de Urgencias de la División Toxicología, Hospital General de Agudos Juan A. Fernández. Cerviño 3356, CABA. (C1425AGP) Tel. 4808-2655 <http://www.hospitalfernandez.org/index.php?sec=servicios_urgencias_toxicologia>

Los Profesionales del Hospital Fernandez son recomendados incluso por los Centros Tecnicos de las empresas petroleras para casos de intoxicacion con lubricantes e hidrocarburos.

Para consultar sobre otros centros en Argentina, se puede consultar por la REDARTOX – Red Argentina de Toxicología en http://www.msal.gob.ar/index.php/programas-y-planes/315-programa-nacional-de-prevencion-y-control-de-las-intoxicaciones

Tags: En caso de Intoxicación con aceites lubricantes (gz6), En caso de Intoxicación con aceites lubricantes (gz7)

Si quiere colocar este post en su propio sitio, puede hacerlo sin inconvenientes,

siempre y cuando no lo modifique y cite como fuente a https://gruasytransportes.wordpress.com

Recuerde suscribirse a nuestro blog vía RSS o Email.

 

Dispersion de pesticida en el Puerto Nuevo de Buenos Aires

Alarma y evacuaciones en ciudad por dispersion de pesticida en un incendio

Télam – jue, 6 dic 2012 19:14 ART

Buenos Aires, 6 de diciembre (Télam).- Miles de porteños fueron evacuados de edificios del microcentro y de los barrios porteños de Retiro, Montserrat, Constitución y San Telmo a raíz de un incendio que se generó en un contenedor situado en el dique 4 del puerto metropolitano, lo que causó una nube compuesta por un pesticida que irritaba las vías respratorias.

El hecho ocurrió cerca de las 9 de esta mañana, cuando a raíz de un incendio en un contenedor con un pesticida denominado Carban Mat -compuesto por Thiodicarb al 35%- se produjo un escape de ese ácido que, por efecto del viento, ingresó al micro y macrocentro porteño.

De inmediato comenzaron a aparecer los primeros síntomas en los porteños que transitaban por las calles, por lo que ambulancias del Same y de Emergencias debieron prestar asistencia, mientras los bomberos evacuaban edificios y proveían de barbijos a los transeúntes que evidenciaban irritación en sus vías respiratorias.

El secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, asistió al lugar del incendio y aseguró que la sustancia afectada fue “un carbonato de baja peligrosidad, un plaguicida cuyo componente básico es el carbonato sólido”.

Destacó la implementación de “un plan de emergencia”, remarcó que a media mañana la situación estaba bajo control y añadió que un crucero que estaba amarrado en las cercanías “pudo ser remolcado aguas afuera”.

El intenso olor generado por la nube tóxica fue percibido por personas que se desplazaban por los barrios de San Telmo, Constitución, Retiro y el microcentro, que cubrían su rostro con ropas o pañuelos.

Si bien en un primer momento se especuló con que el fuerte olor podía provenir de un escape de gas, luego las autoridades confirmaron que se trataba de un incendio de un pesticida que estaba en un contenedor en el puerto porteño.

La presencia de la nube tóxica derivó en la evacuación de varias oficinas de la zona de Retiro y del puerto porteño y la cancelación del servicio de la línea C de subterráneos, mientras que las demás líneas funcionaron en forma condicional sin llegar hasta la zona.

Una situación similar se registró en los ramales de la línea Mitre, que en un primer momento suspendieron el servicio y a partir del mediodía comenzaron a circular en forma condicional.

La lluvia que comenzó a caer a partir del mediodía fue en este sentido beneficiosa, porque bajaron las partículas en suspensión del producto y evitó así una mayor peligrosidad.

Al menos tres escuelas, el Lenguas Vivas, Mariano Acosta y una situada en la villa 31 de Retiro, fueron evacuadas en forma preventiva, mientras que el Same debió asistir a un grupo de escolares en la zona.

La nube tóxica tendía a desplazarse hacia el sudoeste del área metropolitana, informó el Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

El parte del SMN indica que se desplazaba hacia el sudoeste del área metropolitana y del conurbano bonaerense, “a consecuencia de los vientos predominantes del noreste sobre la zona”.

“Esta dirección del viento se mantendrá hasta la noche de hoy, momento en que se espera un rotación del mismo con dirección sur-norte”, advirtió.

La sustancia que se esparció por el incendio es un plaguicida “moderadamente tóxico” que se usa contra insectos y moluscos, dijo Edda Villaamil, profesora titular de Toxicología y Química Legal de la Facultad de Farmacia y Bioquímica.

Se trata del “Thiodicarb”, un insecticida a base de carbamato, incluido entre los productos cuyas fichas de seguridad indican que pueden explotar o hacer reacciones de autocombustión por exposición a altas temperaturas como las de ayer, causas que se analizan en la investigación del siniestro.

“Es un plaguicida que se usa contra insectos y moluscos, un derivado carbámico desde el punto de vista químico, clasificado en `clase 2` de toxicidad aguda” en una escala de uno a cuatro, en la que la uno es la más grave, dijo Villaamil a Télam. (Télam).

tod-cdc-boc 06/12/2012 19:14

Fuente: http://ar.finanzas.yahoo.com/noticias/alarma-evacuaciones-ciudad-dispersion-pesticida-221400121.html

El día en que los porteños se sintieron como orugas. Una nube tóxica de plaguicida se desparramó desde un contenedor.Por Horacio Cecchi. pagina12.com.07/12/12,Una nube nauseabunda se inició en un contenedor con 17 toneladas de plaguicida en el puerto. Hubo evacuaciones en edificios céntricos. Se suspendieron trenes y subtes. Se percibió desde la Recoleta hasta la Boca. Su toxicidad era intermedia.

La última crónica urbana sobre una situación semejante fue hace doce años y medio, cuando una estela de olor inmundo atravesó la zona sur de la ciudad. Ayer, el fantasma de la explosión química volvió sobre los porteños, el Apocalipsis, la nube del fin del mundo, el caos, el “y ahora qué”.

A las 9 de la mañana, un container, en la Terminal 4 del puerto, se incendió con 17 toneladas de plaguicida que comenzaron a reaccionar químicamente. Una inmensa nube de humo se expandió por varios barrios de la ciudad, y aunque las autoridades se esmeraron en comunicar que se trataba de una nube de un plaguicida de “mediana intensidad y toxicidad moderada”, muchos edificios en Retiro y el microcentro (Tribunales y Fuerza Aérea entre otros) fueron evacuados. Tres líneas de subte y los ferrocarriles con cabecera en Retiro quedaron interrumpidos o redujeron sus trayectos esquivando el centro. El aeroparque Jorge Newbery suspendió sus vuelos. Treinta ambulancias desplegaron sus sirenas durante horas. Los hospitales quedaron en alerta rojo. La Marcha de la Resistencia fue suspendida. Un crucero repleto de turistas fue desplazado fuera del puerto. Al mediodía, después de una mañana a puro caos, las autoridades aseguraron que la nube estaba controlada.
“Chernobyl”, tituló CrónicaTV para tranquilizar a los espectadores mientras enfocaba la nube de humo que ascendía como un hongo nuclear. A las 9 de la mañana, un container en la Terminal 4 del puerto de Buenos Aires comenzó a despedir una columna de humo amarillento. Las causas que la originaron se pierden curiosamente en una nebulosa: mientras que unas versiones indicaban que se había incendiado el container, otras señalaban que el pesticida había entrado en contacto con el agua, lo que provocó la reacción. Las primeras reacciones del pánico demostraron que la sensación anida en territorios conocidos: la gente en la calle especulaba con una inmensa pérdida de gas. Pero, a las 9.30, el hedor resultaba insoportable desde San Telmo hasta la Recoleta. La Prefectura, aparentemente, fue la primera en ser alertada por una cuestión de jurisdicción y cercanía. Dotaciones de bomberos de la Federal y de la Prefectura acudieron a la Terminal 4, donde un container despedía la humareda amarilla y olorosa.
En las calles se veía a los transeúntes caminar con pañuelos que cubrían nariz y boca, algunos avezados con barbijos recordando tiempos de pandemia; alrededor de las 10, los tribunales de Comodoro Py fueron evacuados. También los de Inmigrantes, el edificio central de la Fuerza Aérea, y la escuela 25 de la zona de Retiro, donde cursan muchos chiquitos que viven en las villas 31 y 31 bis. Precisamente los chicos fueron evacuados por las maestras y trasladados al hall central de Retiro, donde los hicieron echarse al piso y mientras les hacían cantar que la tortuga Manuelita se había ido a Pehuajó, alrededor pasaban las ambulancias y camillas que trasladaban personas que se encontraban en pleno acceso de náuseas y desmayos. La visibilidad en la zona no superaba los cien metros.
A esa hora, el responsable de Defensa Civil, Daniel Russo, explicaba a los medios que el contenedor “tendría basura y algún componente químico”, pero todavía no se tenía idea de qué producto era el que se volatibilizaba. Russo pedía que los residentes de la zona en cuestión, cada vez más amplia, “permanezcan en el interior de los domicilios con las puertas y ventanas cerradas y apaguen los aparatos de aire acondicionado”.
El tránsito vehicular fue cortado en la zona del puerto y se cortaban los accesos en dirección a Retiro. A treinta cuadras del puerto, Julio Falcioni, DT de Boca Juniors, suspendía el entrenamiento. A esa hora, las líneas de subte A, B, D y E cerraban las bocas de acceso en las estaciones céntricas y restringían el funcionamiento, mientras que la línea C cerró por completo. También la línea Mitre dejó de funcionar, ya que su cabecera se ubica en la estación de Retiro, donde la situación era insostenible.
Dos horas más tarde, alrededor de las 11, el viceministro de Seguridad, Sergio Berni, sumergido en un traje blanco de plástico impermeable y una máscara antigás, salía de la zona neurálgica acompañado de bomberos para explicar a los medios que “la situación está totalmente controlada. Era un pesticida de baja peligrosidad”. El contenedor tenía 17 toneladas de “un insecticida de origen chino llamado Thiodicarb al 35 por ciento –informó el Ministerio de Salud de la Nación–, que es un órgano fosforado” y hacía circular el 0800-333-0160, donde se podían realizar consultas ante síntomas de intoxicación.
Un rato después, Berni ampliaba la información: “Estamos produciendo el enfriamiento de los tambores donde estaba el plaguicida”, agregó desde el traje de plástico blanco en el puerto porteño. “Implementamos el plan de emergencia, la situación está bajo control. El crucero que estaba en la zona fue remolcado aguas afuera, la situación está controlada”, insistió, y agregó que “los manuales de emergencia indican que este producto es de baja toxicidad”.
Durante la mañana, en pleno caos, el director nacional de Emergencias Sanitarias, Gabriel Ive, afirmó que las personas que no estuvieron en contacto directo con el vapor “no están afectadas” y “no deben usar barbijo”, pero no quedó claro en qué consistía el estar en contacto directo, si sentir el olor implicaba ese contacto.
Lo cierto es que, pasado el mediodía, alrededor de la una, los efectos nauseabundos y visuales ya se habían dispersado, aunque la nube de humo seguía girando por encima de las cabezas de los porteños. El Servicio Meteorológico informaba que el temporal había ayudado a limpiar de partículas el aire, pero que los remanentes de la nube tóxica se habían movido “hacia el Sudoeste del área metropolitana y del conurbano bonaerense, a consecuencia de los vientos predominantes del nordeste sobre la zona. Esta dirección del viento se mantendrá hasta la noche de hoy (por anoche), momento en que se espera una rotación del mismo con dirección sur-norte”, confirmando, una vez más, el carácter no discriminatorio de la nube. De hecho, en la Recoleta, el olor nauseabundo llegó a ser tan o más penetrante que en San Telmo. El efecto directo, por otro lado, fue percibido en los barrios aledaños al río, pero también alcanzando la zona de Balvanera.
El efecto indirecto, aquel que está ligado a la percepción de sensaciones alimentadas por el boca a boca, por el paladeo de los taxistas que repetían historias de celulares que no respondían y calles céntricas vacías, ese efecto desbordó el territorio porteño y avanzó, a paso firme, adonde lo llevara el viento. Entretanto, por la tarde, ya se realizaba la disección técnico-informativa del pesticida que hizo sentir por varias horas a los porteños como orugas. La médica toxicóloga Marta Méndez, del Centro Nacional de Intoxicaciones, definió que se había producido “la combustión de un plaguicida de mediana intensidad y de baja concentración. Es el carbamato, que al quemarse elimina otras sustancias que son menos peligrosas”, aseguró la especialista del centro que funciona en el hospital Posadas, de la localidad bonaerense de El Palomar. El container con el pesticida, que sirve para el control de orugas en cultivos, llegó al puerto porteño proveniente de Shanghai, China, en el buque carguero Santa Inés. Según el Código Marítimo Internacional de Mercancías Peligrosas, la carga era “clase 6”, es decir venenos o sustancias tóxicas y sustancias infecciosas. En el puerto, el contenedor siniestrado tiene otros treinta colegas cargados con el antiorugas.
Subnota: Daños menores.
Irritación en las vías aéreas superiores o en los ojos; a veces náuseas o vómitos, causados más bien por la repugnancia al fuerte olor de los productos sulfurados: no fueron más allá de esto los síntomas causados por la nube tóxica que afectó ayer a algunas zonas de la ciudad de Buenos Aires. Quienes los padecieron y consultaron a servicios de salud vieron en general cómo sus molestias se reducían en unas horas, y fueron dados de alta. Según especialistas, la lluvia torrencial que cayó sobre la Ciudad contribuyó a que la nube se disipara rápidamente y a que no se esparcieran sustancias nocivas en suspensión. Sin embargo, una organización ambientalista advirtió sobre “la falta de información sobre contenedores con sustancias tóxicas en el puerto de Buenos Aires” y –al igual que una especialista de la UBA– sostuvo “la necesidad de que, por lo menos en zonas de más riesgo como Dock Sud, los habitantes estén informados y sepan qué hacer en caso de desastre ambiental”.
Carlos Damin, jefe de la Unidad de Toxicología del hospital Fernández, explicó a este diario que “el Thiodicarb al 35 por ciento es un plaguicida del tipo de los carbamatos, cuya toxicidad, algo más baja que la de los plaguicidas fosforados, se considera moderada (intermedia entre leve y severa). De no ser por ingestión masiva, es raro que ponga en riesgo la vida, y, si bien por ingestión o contacto directo con el producto la toxicidad puede ser importante, por vía inhalatoria es más baja, y eso fue lo que vimos en esta oportunidad: gente con cuadros de irritación de las vías aéreas superiores o conjuntival, algunos con náuseas y vómitos, fundamentalmente producto del olor, ninguno revistió gravedad”.
“En nuestro servicio fueron atendidos 66 pacientes, de los que 14 eran chicos menores de 14 años; se les hicieron análisis de laboratorio y fueron mantenidos en observación durante seis horas. En general su sintomatología fue mejorando muy claramente. Se fueron a sus casas con indicación de que debían volver en caso de reaparecer los síntomas, lo cual es muy poco probable”, concluyó Damin.
Gabriel Ive, titular de la Dirección Nacional de Emergencias Sanitarias (Dinesa) del Ministerio de Salud de la Nación, precisó que “los síntomas de las intoxicaciones de este tipo son: náuseas, vómitos, picazón de garganta, irritación de las vías aéreas superiores, irritación conjuntival” (en los ojos). Ive agregó que “los grupos vulnerables, como chicos, ancianos o alguna persona que tenga una patología respiratoria preexistente, pueden ver agravados sus cuadros clínicos: es el caso de asmáticos o pacientes respiratorios”. Ive señaló que “cualquier persona que experimente algún síntoma extraño que pueda asociar con las emanaciones de Thiodicarb debería consultar al centro de salud más cercano lo antes posible”, aunque “esos síntomas deberían haberse presentado poco después de la exposición; pasadas muchas horas, quedan prácticamente descartados”.
En cuanto a las precauciones en caso de producirse una situación similar, “conviene no salir del lugar donde uno esté, sellar las ventanas, por ejemplo con cinta de pintor; también es preferible no utilizar ventilación que recicle el aire, como los aparatos de aire acondicionado. De todos modos, la indicación precisa depende de la toxicidad del elemento”, advirtió Ive, quien comentó que “en caso de que no hubiera llovido habría partículas en suspensión en el aire: en tal caso, la persona que haya estado cerca debe lavar la ropa y limpiar los zapatos antes de entrar en la casa para no llevar todo ese polvillo a los hogares”. Pero ayer “hubo un factor climático, la lluvia, que hizo que no se produjera polvo y la contaminación decantara en forma natural, lavada por el agua de la lluvia. De no haber llovido, la nube hubiera persistido por más tiempo hasta su dispersión.”
Edda Villaamil, profesora titular de Toxicología y Química Legal en la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA, agregó que el Thiodicarb “contiene productos sulfurados que, al activarse, producen derivados como óxidos de azufre: éstos a su vez producen irritación de vías respiratorias superiores y también mal olor. Eso es lo que se percibió como ‘olor a gas’, ya que se trata del tipo de productos que, como se perciben a muy bajas concentraciones, se agregan al gas natural para incorporarle el típico olor que, al generar alertas, previene muertes por escapes domiciliarios”.
Villaamil estimó que “sería necesario hacer simulacros de estas situaciones para que la gente sepa reaccionar”. Por ejemplo, ayer “se veía a personas con la boca cubierta, lo cual no tiene ningún sentido porque los gases atraviesan los barbijos”.
La entidad “Salud sin Daño”, por su parte, advirtió que “lo sucedido deja en evidencia la falta de planes de reducción de la toxicidad de los compuestos que se manipulan en los contenedores, así como la ausencia de información pública precisa acerca de lo que contienen”. El comunicado destaca que estamos en la Semana Internacional del No Uso de Pesticidas, que recuerda a las víctimas del derrame tóxico de Bhopal, en la India, en 1984.
Verónica Odriozola, representante de Salud sin Daño, señaló que “contenedores con materias peligrosas suben y bajan de los barcos todos los días; hay materiales peligrosos almacenados en el puerto, los hay en tanques y contenedores, por ejemplo en Dock Sud. La población que vive cerca del puerto no tiene la menor información respecto de los riesgos que corre, y menos aún sobre qué hacer en caso de que se presente un problema. No hay datos sobre planes de emergencia, planes de evacuación o simulacros. Esto concierne en especial a lugares como el polo petroquímico de Dock Sud, que son sitios de gran concentración de materiales peligrosos”.
 
Comentario de SerTox: ahora será necesario aclarar si el transporte y depósito de 17 toneladas de un plaguicida de alta toxicidad (según la EPA, por vía oral), posible cancerígeno,  fue la adecuada. Se informó que el cargamento tenía como destino Paraguay.

-Que hacer en casos de emergencia?

EMERGENCIAS OCASIONADAS EN EL TRANSPORTE. DE MATERIALES PELIGROSOS.

Descargar la GuiaRespuesta en Casos de Emergencia del 2008 en pdf (Libro Naranja/Guia Naranja/Paginas Naranja)

Fuente: http://www.laboratorios.unal.edu.co/formatos/GuiaRespuestaCasoEmergencia.pdf

Tags: Dispersion de pesticida en el Puerto Nuevo de Buenos Aires (gz7),

Si quiere colocar este post en su propio sitio, puede hacerlo sin inconvenientes,

siempre y cuando no lo modifique y cite como fuente a https://gruasytransportes.wordpress.com

Recuerde suscribirse a nuestro blog vía RSS o Email.